ISO 22716 Productos Cosméticos

La norma UNE-EN ISO 22716 establece las líneas madre de la fabricación de los productos cosméticos acorde con los fundamentos del nuevo Reglamento europeo, titulado “Buenas prácticas de fabricación de productos cosméticos” (BPF). Dicho reglamento se centra en la calidad de fabricación, almacenamiento, conservación y expedición de los productos, con el objetivo de eliminar y prevenir los errores en el proceso de calidad, para asegurar que la utilización es segura para los consumidores.

Es una norma específica del sector cosmético,  pero también a las industrias relacionadas con él. En otras palabras, afecta a todas aquellas empresas que  intervengan en alguna fase del proceso  de fabricación de un producto cosmético.

La Norma ISO 22716 contempla los aspectos de calidad del producto pero, de forma global, no incluye aspectos referentes a la prevención de riesgos laborales en las zonas de trabajo, ni los aspectos referentes a la protección del medio ambiente. Estos aspectos son responsabilidad de la empresa y son regulados por la legislación vigente.

La Norma ISO 22716 se puede integrar con otros sistemas de gestión, como es el caso del sistema de gestión de la calidad ISO 9001 o del sistema de gestión medioambiental ISO 14001.

Solicite Presupuesto

La aplicación del BPPC, otorga al consumidor una seguridad al garantizarle que se trata de productos cosméticos seguros. Pues una de las principales características de la UNE-EN ISO 22716 es que define los puntos críticos del proceso de producción, y los examina de forma minuciosa, con el objetivo de evitar errores.

Cosmeticos

¿Qué valor aporta a mi empresa?

  • Cumplimiento de las Exigencias Sanitarias: Favorece las relaciones con la Agencia del Medicamento y productos Sanitarios, en asuntos relacionados con licencias y diversos trámites.
  • Garantiza la calidad de los productos: Facilita el cumplimiento de la calidad y seguridad en la cadena de distribución de los productos cosméticos, evitando sanciones de la administración.
  • Imagen comercial: Mejora la imagen de la empresa facilitando la consecución de los plazos de entrega y la optimización de costes humanos y materiales.
  • Mejora competitiva: Permite a la empresa ganar cuota de mercado gracias a la confianza que genera entre los clientes y consumidores.